Categories
Ser Bebé

El primer día del bebé

Después de esperar por nueve meses a tu bebé, por fin lo tienes en tus brazos. Pero, y ¿ahora? A continuación te decimos qué esperar en el primer día de vida de tu tesoro.

Después de esperar por nueve meses a tu bebé, por fin lo tienes en tus brazos. Pero, y ¿ahora? A continuación te decimos qué esperar en el primer día de vida de tu tesoro.

Llegó el tan esperado día y por fin conociste a tu bebé. Después del parto seguramente estarás cansada, pero tu felicidad te da una especie de adrenalina que no deja que pares de observar a tu tesoro y acariciarlo. Seguramente tienes muchas emociones encontradas: preocupaciones, miedos y dudas. Es normal, pues el nacimiento de un hijo es un parteaguas en tu vida.

 

El primer día de tu bebé depende mucho de cómo fue el parto y de su salud al nacer. Si está sano y nació en un hospital,  seguirá unos procedimientos rutinarios que revisarán su estado de salud. Algunas pruebas determinarán si sus sentidos funcionan a la perfección y por supuesto lo pesarán y medirán. En algunas ocasiones, los bañarán, aunque la verdad no se recomienda que los bebés recién nacidos se bañen porque su piel es delicada y es mejor esperar unos días.

 

En el momento en que nace examinarán 5 factores: su ritmo cardíaco, su respiración, su color, su actividad y el tono de sus músculo y sus reflejos. Así mismo, le medirán la circunferencia de su cabeza, le limpiarán las fosas nasales de mucosidad y líquido amniótico y le aplicarán un ungüento o gotas en los ojos para prevenir infecciones.

 

En el hospital, se toma una muestra de sangre del talón para descartar enfermedades, como hipotiroidismo, fenilcetonuria y otras enfermedades del metabolismo. Si es necesario, se mide el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre también. Además, se le hará sin falta el tamiz auditivo para saber si escucha bien. Probablemente tu bebé quiera comer cada dos horas, o incluso con mayor frecuencia. Se recomienda alimentarlo a demanda.

 

Tu bebé también te mirará  a los ojos, te tomará el dedo entre sus manitas y estará feliz cuando lo pones en tu pecho. Tu calor y regazo son el mejor hogar para el bebé que acaba de nacer. Así que pasa todo el tiempo que puedas cerquita de él y disfruta cada minuto de ese primer y maravilloso día de vida de tu terroncito de azúcar.