Categorías
Así Crece

A mi hijo le da miedo ir al doctor

A esta edad, las infecciones disminuyen y las revisiones médicas son menos constantes. Por ello es común que les de miedo visitar al médico.

A mi hijo le da miedo ir al doctor

En algunos niños es común que les de miedo visitar al médico.

A mi hijo le da miedo ir al doctor

Tu hijo ya es consciente de qué es el cuerpo y sus funciones: sabe que bajo la piel hay huesos, músculos, venas… y que el cuerpo funciona como una «máquina» a la que hay que cuidar (alimentar, lavar, proteger del frío y el calor) para que no se dañe.

¿Tu hijo no puede dormir?

Mi hijo tiene miedo de ir a dormir, ¿qué hago?

Visitas al pediatra

Las visitas al pediatra se vuelven cada vez más esporádicas. Recuerda que hace un par de años, entre revisiones, vacunas y toda la colección de virus típicos de la edad, pasabas largos ratos en consulta. Ahora, el tipo de problemas médicos cambia. A partir de los cuatro años las infecciones virales disminuyen en frecuencia (aunque no se libran de las gripes y los catarros), las afecciones respiratorias mejoran (porque madura el sistema respiratorio e inmunológico) y empiezas a tener las primeras consultas por golpes o alergias.

Quizá tu hijo ahora se enfrente a un panorama impactante (¡el rojo asusta!) que pasa a formar parte del día a día en el colegio y, por tanto, a engrosar la lista de temores de los pequeños más impresionables.

¿Puede ser el caso de tu hijo?

Los miedos más comunes en los niños

 

Tips para calmar la angustia

  1. Y es que la falta de costumbre y la aparatosidad de ciertos accidentes hace que a su edad la idea de ir al hospital o simplemente hacerse daño o sangrar sea vivida con ansiedad y temor. Por eso, además de quitarle el miedo al asunto en la medida de lo posible, es importante enseñar a tu pequeño a respirar en situaciones de angustia (tomando mucho aire de una vez y soltándolo muy despacio, como si soplaras una velita que no se apaga) y a «distraer su pensamiento» (es decir, a retirar la atención del dolor o la herida sangrante y pensar y hablar de cosas que nada tengan que ver con ello) mientras llega la atención médica.
  2. Dile que lleve a la consulta a su peluche o juguete favorito para que lo acompañe.
  3. Jueguen al doctor y con sus diferentes juguetes «vayan a consulta», «cúrenlo» para que vea que es para bien.

Habla con tu hijo sobre los beneficios de ir al doctor y cómo lo ayuda a estar sano para poder jugar, bailar…

¿Tu hijo le tiene miedo a las inyecciones?

Foto: Getty Images

Cuida la salud de tu hijo…

Tips para mejorar la alimentación de tu hijo y prevenir la obesidad