Así Crece

La ciencia lo confirma: quienes dicen palabrotas son percibidos menos inteligentes y confiables