Categories
Ser Bebé

El mágico encuentro con las frutas

Su delicioso sabor y frescura las colocan rápidamente en los alimentos favoritos del bebé, pero unos cuantos tips ayudarán a que tu hijo las disfrute ¡toda la vida!

Su delicioso sabor y frescura las colocan rápidamente en los alimentos favoritos del bebé, pero unos cuantos tips ayudarán a que tu hijo las disfrute ¡toda la vida!

Según la Norma Oficial Mexicana, los niños pueden empezar a recibir alimentos sólidos a partir de los cuatro a seis meses de edad, siendo las frutas el segundo alimento sólido que idealmente debe integrarse a la dieta infantil, después de las verduras. A continuación te sugerimos algunos tips para que peque aproveche y disfrute al máximo de su riqueza nutritiva, frescura y sabor.

 

REGLAS DE ORO

 

1. Cuécelas con poca agua y usa ese líquido para adelgazar la papilla.

 

2. Sirve raciones pequeñas para que no tengas que tirar demasiado sobrante, si lo hay. No guardes restos que hayan tenido contacto con la saliva del bebé.

 

3. Limita los jugos a 6 onzas por toma, y nunca se los des en biberón, sino en vaso o tacita entrenadora.

 

4. ¡Cuidado con las uvas! Este tipo de fruta implica cierto riesgo de asfixia si se dan las piezas enteras. Lo mismo aplica para trozos grandes de melón, plátano, entre otras difíciles de deshacer sin dientes.

 

5. Prepara la fruta inmediatamente antes de ofrecérsela al bebé; así conservará al máximo sus propiedades nutritivas. En su momento, da preferencia a la fruta cruda (aunque sin cáscara ni semillas). Del plátano desecha la capita más superficial, así como la parte del centro. Ofrece la papilla frutal después de la vegetal. A esta edad es más conveniente consumir primero la comida salada y luego la dulce.

 

6. Respeta su voluntad. Si rechaza una fruta, no vuelvas a ofrecérsela hasta varias semanas después, y mientras dale otra alternativa del mismo tipo.