Categorías
Así Crece

Tips para prevenir trastornos alimenticios en pequeños

Si notas algún desorden alimenticio en tus hijos, sigue estas recomendaciones.

Si notas algún desorden alimenticio en tus hijos, sigue estas recomendaciones.

Dicen que hay enfermedades que no respetan edades, y los trastornos alimenticios no son la excepción. En la actualidad, muchos niños son susceptibles a caer en las redes de padecimientos como la anorexia y la bulimia, apetito desenfrendado, entre otros.

 

Según estudios, muchos niños tienden a padecer estas enfermedades debido a las críticas sobre su cuerpo, ya sea por sobrepeso o en caso contrario, por falta de masa muscular. En muchas ocasiones, es la misma familia quien provoca una reacción negativa en los pequeños, llamándolos ?gorditos? o ?flaquitos? a pesar de que sea en forma cariñosa. O también en forma de bullying en las escuelas.

 

Para evitar que nuestros hijos padezcan trastornos alimenticios, es muy importante reconocer los síntomas y comportamientos extraños, que comúnmente son la falta de apetito o hambre exagerada, adicción al ejercicio, desorden en los horarios de comida, aislamiento y expresiones de baja autoestima.

 

Si tu hijo llega a presentar alguno de estos malestares, te presentamos estos tips para evitar trastornos alimenticios y frenar a tiempo el problema:

 

Evita apodos: el autoestima comienza en casa. Evita acentuar su fisonomía nombrándolo de alguna manera referente a su aspecto físico. Si notas que en la escuela lo llaman con apodos, platica con sus profesores para poder llegar a una solución.

 

TE RECOMENDAMOS: ¡Mi hijo quiere comer todo el tiempo!

 

 

 

 

Coman juntos: vigila su alimentación comiendo en familia. Si ambos padres trabajan, procuren turnarse para acompañarlo y hacer de este momento algo ameno para él.

 

No lo satures de comida: algunos niños se satisfacen más rápido que otros. Si ves que ha comido considerablemente, no lo obligues a terminarse el plato.

 

Horarios fijos: es importante que tu pequeño coma a sus horas, así no se sentirá muy hambriento o muy satisfecho entre las horas de comida.

 

¿Cuántas golosinas?: Después de la comida de la tarde, consiente a tu pequeño con una golosina. No permitas que tu hijo consuma dulces u otras chucherías antes de comer, ni antes o después de la cena.

 

Ejercicio: infunde en tu hijo el gusto por el deporte. Este también requiere de un horario y constancia. Pregúntale qué actividad física le atrae más, así la realizará con mayor gusto.

 

Recuerda que la salud es una forma de cuidar el autoestima de tu pequeño. Verás que poco a poco se sentirá mejor y más seguro de sí mismo.

Conoce las mejores recetas de cocina en Cocina Fácil

NO TE PIERDAS: Qué hacer si tu pequeño no quiere comer