Categorías
Embarazo

Asanas para traerte calma en el embarazo

Viene el día esperado, estás emocionada y algo insegura. Aquí algunas posturas o asanas que pueden darte paz porque calman tu voz interna.

Una pregunta frecuente entre las embarazadas es si pueden practicar yoga y, si es así, a partir de qué semana. La mayoría de las escuelas coinciden en que es recomendable pasado el primer trimestre y durar hasta los días previos al parto. Lo idóneo son dos días a la semana. La única excepción es un embarazo de alto riesgo, sin embargo siempre debes preguntar a tu médico si puedes realizarla

BENEFICIOS

– Ayuda a descargar tensiones.

– Previene y alivia el dolor de espalda y el cansancio.

– Contribuye a fortalecer el suelo pélvico y los músculos abdominales.

– Las técnicas de relajación enseñan a respirar durante el parto (así se logra el parto sin dolor).

CONTRAINDICACIONES

Tu propio cuerpo te avisa hasta dónde puedes llegar: ponte atenta a sus reacciones.
Haz las asanas lentamente y con cuidado, en especial al cambiar de posición, pues podrías perder el equilibrio debido al aumento de peso y lastimarte: ten cuidado.

TUS ASANAS

1.- SUKHASANA.

Cruza las piernas y coloca las manos sobre el vientre. Con los ojos cerrados.

 

 

2.- SUKHASANA Y ESTIRAMIENTO DE BRAZOS.

Entrelaza los dedos y estira los brazos por encima de tu cabeza. Pon las palmas de la mano hacia arriba y estírate hasta donde tu cuerpo lo permita para no lastimar tu vientre, mientras pones recta la columna vertebral.

 

3.- EL ÁRBOL.

Es de las mejores posturas para que las principiantes mejoren su equilibrio y adquieran concentración y claridad. También sirve para aprender a respirar correctamente y mantener el cuerpo estable sobre una pierna. Ponte de pie con los pies juntos y los brazos elevados. Sube tu pie derecho flexionando la pierna hacia afuera hasta dejar la planta del pie derecho sobre el interior de tu muslo izquierdo.

 

 

4.- EL PUENTE.

Acuéstate boca arriba y coloca los pies a la altura de las caderas. Apoya el peso en los pies y eleva tus caderas. Entrelaza tus manos bajo tu espalda o extiéndelas a ambos lados del cuerpo. Para abrir más tu pecho, presiona las manos contra el suelo.

 

5.- LA POSE DEL CAMELLO.

De rodillas, lleva tus brazos atrás a la altura de tus caderas y haz tu cabeza hacia atrás.

 

Te invitamos a leer también: 

Beneficios del yoga para ti y tu bebé