Categorías
Especiales

Tercer mes: Al parlanchín ya le gusta moverse

Responde con balbuceos a la voz de mamá y papá, que sostienen emocionados auténticos «diálogos» con su hijo.

Responde con balbuceos a la voz de mamá y papá, que sostienen emocionados auténticos «diálogos» con su hijo.

Ya es todo un parlanchín. Eso sí, en su idioma particular. Emite sonidos más largos y musicales que antes y atiende cuando se dirigen a él. Las «conversaciones» en su compañía son de lo más entretenidas. Y ya le gustan los juguetes, sobre todo los blanditos que se mueven.

¿Qué movimientos puedes hacer para fortalecer sus músculos?

El niño de esta edad le encanta cambiar de postura de vez en cuando: prueba tomarlo de las muñecas y verás cómo intenta incorporarse. Él mismo hará fuerza y levantará la cabeza, esperando que le sientes. Y cuando lo consiga con tu ayuda, se sentirá satisfecho. Puedes mantenerlo así un tiempo corto para luego volver a acostarlo (se cansará enseguida).

El control de la cabeza está mucho más desarrollado y esto hace que el bebé pueda ver mejor todo lo que está a su alrededor. Si se lo permitimos, claro. Es cierto, los niños tienen que dormir boca arriba hasta que sean capaces de darse la vuelta por sí mismos (así se previene el Síndrome de muerte súbita), pero eso no significa que un nene de tres meses deba estar todo el día en esta postura. Necesita cambiar, observar el mundo desde otro ángulo y, de paso, fortalecer sus músculos.

¿Has comprobado lo feliz que está cuando tras el relajante baño lo acuestas en el cambiador para secarlo? Puedes aprovechar ese instante colocándolo boca abajo y ayudarlo a apoyarse sobre sus antebrazos. También es bueno cambiarlo de postura en otros momentos en los que esté activo. Eso sí, hay que ponerlo boca abajo preferentemente antes de la toma, pues el esfuerzo que debe realizar para sostener la cabecita puede provocarle el vómito.

En esta posición, aunque aún no coordina bien, ya empieza a hacer movimientos con los brazos y las piernas (las encoge hacia su pancita). Son las primeras señales de que pronto comenzará a gatear.

Boca abajo también alzará el cuello y mirará de un lado a otro curioseándolo todo. Todavía no puede estar mucho tiempo en esta pose. Cuando se canse, volverá a descansar la cabeza; pero, mientras tanto, habrá ejercitado el tono muscular.

De cara al suelo es muy difícil que el pequeño logre alcanzar un objeto que tenga a su lado. Vuelve a colocarlo boca arriba y deja muy cerca una sonaja o un juguete blandito. Es seguro que estirará la mano para tomarlo. Si lo atrapa, puedes jugar con él a intentar quitárselo.

QUÉ ESPERAR DE TU BEBÉ ESTE MES:

? No le gusta nada estar solo, aunque pueda entretenerse jugando con sus manitas

? ¿Has escuchado sus carcajadas? Se parte de risa cuando le sacas la lengua o le haces caras. Prueba también a hacerle trompetillas

? Ya levanta y sostiene mejor la cabeza y se apoya sobre los antebrazos. Al sentarlo, eleva la cabeza un momento ? Mantiene las manos abiertas y a veces las junta

? Se anticipa a la llegada de su alimento moviendo brazos y piernas. También expresa alegría al ver a personas conocidas

? Ya puede permanecer más tiempo despierto, por lo que es bueno que disponga de distintos juguetes.