Categories
Padres e Hijos

Ayuda a tu hijo a sentarse

Hacia el sexto mes, los bebés logran sentarse, una hazaña que requiere un largo entrenamiento y dosis de constancia. La recompensa: ¡de manera vertical la vida se ve de otra manera!

Mantener el equilibrio es muy difícil y aprender a sentarse resulta agotador. A los papás (muy probablemente te ocurre) les encantaría echarle una mano para evitar que se caiga hacia atrás una y otra vez; les da pena ver la cara de decepción de su hijo… pero no están seguros de que su ayuda sea lo mejor para el buen desarrollo del pequeño.

Los expertos aseguran que no tiene ningún sentido sentar a los bebés si no están preparados para ello, o sea, lo bastante maduros para sostenerse. Ocurre que aunque el niño consiga mantenerse apoyado en algo, le falta el reto de aprender. Pero sí está permitido procurar que tenga algún apoyo en las pompas y la zona del sacro, solo que hay que cuidar de no ayudarlo demasiado.

¡AL FIN LO LOGRÓ!

Realmente no se puede decir que está bien sentado hasta que no aguante al menos un minuto sin apoyo, una hazaña que suele conseguir antes del noveno mes. Pasar de estar siempre en postura horizontal a la posición vertical requiere que los bebés tengan libertad de movimiento, de forma que la cabeza, la columna y los músculos de la pelvis y piernas se vayan fortaleciendo y puedan resistir la natural fuerza de gravedad.

DE INTENTO A INTENTO.

Pon a tu bebé en alguna de las posiciones siguientes para que libremente pueda moverse; cuanto más libre sea en su movimiento, más fácil podrá sentarse.

Boca abajo. Se pone en posición de gateo y va desplazando los brazos hacia atrás hasta que se cae de pompas. Los niños que usan esta técnica suelen aprender a gatear antes de sentarse.

De costado. Empuja el tronco hacia arriba y gira para desplazar el peso sobre un brazo, con lo cual consigue apoyarse sobre una mitad del trasero. Luego da un último impulso y el peso se distribuye sobre ambos glúteos; enseguida ya puede incorporar el tronco.

Boca arriba. Cuando el pequeño tiene una musculatura abdominal fuerte puede levantar la cabeza y el tronco, se agarra con ambas manos del cochecito o la cuna y da un fuerte impulso con los pies hasta sentarse.

Ejercicios para sentarlo.

PARA HACERLOS, ASEGÚRATE DE QUE TU BEBÉ YA SOSTIENE SU CABEZA Y NO SE LE VA PARA LOS LADOS.

1. Utiliza una pelota grande de yoga; coloca a tu bebé boca abajo, sosteniéndole la espalda con tus dos manos para que no se caiga. Ruédalo.

2.Pon una almohada en un sitio plano, donde puedas acostar a tu bebé. Ya acostado, sostenle las dos manitas y luego jálalo suavemente hacia ti hasta que quede sentado (puedes repetirlo tantas veces como quieras).

3. Coloca a tu bebé boca abajo y pasa una sábana por debajo de su pancita; sujétala bien fuerte con tus manos y levántalo. Esto le ayudará a desarrollar su equilibrio.

4. Siéntate con las rodillas flexionadas en el suelo y coloca a tu bebé sentado sobre tus muslos; balancéalo de un lado al otro mientras lo tomas por las axilas.

5. Tumbado boca abajo, coloca juguetes a su alrededor para que intente alcanzarlos; cambia la ubicación de los objetos.

CUALQUIERA QUE SEA EL MÉTODO ELEGIDO, APRENDER A SENTARSE REQUIERE DE TIEMPO.

Por Jessica López Cervantes

Foto: Freepik.com