Categories
Ser Bebé

Síntomas del Síndrome del niño sacudido

Convulsiones, vómito e irritabilidad son algunos de los síntomas del síndrome del niño sacudido o zarandeado, a causa de un fuerte traumatismo cerebral.

Convulsiones, vómito e irritabilidad son algunos de los síntomas del síndrome del niño sacudido o zarandeado, a causa de un fuerte traumatismo cerebral.

El síndrome del niño sacudido es una forma grave de maltrato infantil causada por una zarandeada violenta de un bebé o de un niño, cuyos síntomas son frecuentemente pasados por altos o confundidos con caídas u otros accidentes. Esto hace necesario prestar mucha atención a cualquier señal.

 

Cualquier persona puede causar este síndrome en un pequeño, sin embargo, estudios señalan que en la mayoría de los casos es el padre o el novio de la mamá quien sacude a los bebés, con síntomas que pueden apreciarse en tan sólo 5 segundos. Los más frecuentes son:

 

  • Irritabilidad extrema
  • Letargo
  • Inapetencia
  • Problemas respiratorios
  • Convulsiones
  • Vómito
  • Manifestación cutánea: piel pálida o azulosa.  

 

TE RECOMENDAMOS: Síndrome del bebé zarandeado, ¿qué es?

 

 

 

La mayor afectación por este síndrome es un traumatismo cerebral grave a causa de la fuerte sacudida. Los músculos del cuello del bebé son débiles y la cabeza es grande y pesada. Las sacudidas hacen que el frágil cerebro salte para adelante y para atrás dentro del cráneo y sufra contusiones, hinchazón y hemorragia, que pueden causan daños cerebrales

graves permanentes o la muerte.

 

La mayoría de los bebés que sobreviven a las sacudidas intensas tendrán alguna forma de discapacidad neurológica o mental, como parálisis cerebral o retraso mental, que puede no ser aparente sino hasta los 6 años de edad. Los niños que sufren el síndrome del bebé sacudido pueden necesitar cuidados médicos el resto de su vida.

 

NO TE PIERDAS: ¿Cómo el maltrato orilla a las adicciones?