Padres e hijos

¿Tu hijo golpea o empuja a otros niños? Aplica estos trucos

Existen diversos motivos por los que tu peque pueda estar expresándose de manera violenta. Averigua si se trata de una etapa o si deberías cambiar el rumbo de la crianza.

.

.Pexels

Creado:

Actualizado:

Hasta que aprenda a hablar, es muy probable que tengas un hijo/a que golpea a otros niños/as, que recurra a la fuerza para expresar su disgusto. ¿Cómo debes reaccionar? Necesitas intervenir para tratar de controlar las agresiones y enseñar a tu hijo a gestionar sus emociones.

Sobre todo en los más pequeños, quienes no son capaces de expresarse con palabras, recurren a los golpes como la única y eficaz vía para manifestar su enfado y frustraciones, también para hacer valer sus derechos: cuando otros les arrebatan sus juguetes o destruyen sus construcciones, intentan defenderse como pueden: unos lo hacen pegando y otros, escupiendo, mordiendo, arañando o jalando del pelo.

Existen diversos motivos por los que tu peque pueda estar expresándose de manera violenta. Averigua si se trata de una etapa o si deberías cambiar el rumbo de la crianza.

La terapeuta ocupacional, Fabiana Martin, explica que hay que identificar las causas que pueden estar provocando este comportamiento para luego poder aplicar alguna de las herramientas que recomienda. Considera que existen 6 grandes grupos.

Causas: ¿por qué golpea y empuja?

  • Falta de lenguaje: "Pegar y empujar es un comportamiento completamente normal en la primera infancia", asegura la terapeuta. Si en cualquier situación a tu hijo/a le arrebatan un juguete o su objeto favorito sin motivo aparente, ese niño/a está pequeño y todavía le cuesta la parte de la comunicación y el lenguaje. "Obviamente que va a hacer es que se va a llenar de una emoción que usualmente es la rabia y va a reaccionar o pegando empujando o mordiendo. En esta etapa es completamente normal y parte "sana" del desarrollo". Pero a medida que el niño va creciendo estas conductas deberían ir extinguiéndose, ya que, por el momento, lo que la ocasiona es la falta de lenguaje.
.

.Juliane Sanchez - Pexels

  • Comunicación fallida: también puede suceder que el niño ya esté más grande, pero que la parte de comunicación expresiva -de lo que yo estoy pensando y quiero decir no vaya acorde al nivel y la edad del niño. Este es un problema porque el niño va a experimentar emociones fuertes, como rabia, miedo, ira, frustración, y como no puede comunicarse bien, su manera de reaccionar es empujando o mordiendo o golpeando.
  • Necesitan una guía: "Quizás tu hijo no sabe jugar y para poder meterse en el juego de otros niños, a veces, su forma de decirle al otro 'hola, aquí estoy, quiero jugar contigo', es quizás de esa manera que no es funcional, empujando o golpeándolo o destruyéndole el castillo que armó con los Legos".  La especialista explica que a veces a estos niños les cuesta formar y sugerir ideas en un juego y por eso necesitan alguien que los enseñe, necesitan un poco más de guía y estructura en qué puede hacer, "porque si no usualmente quiere llamar la atención con este tipo de conductas", asegura. 
  • Ambiente en casa: algo que puede estar haciendo que tu hijo empuje es ver las relaciones de los padres en casa. El niño/a ¿Vive en un hogar donde hay conflictos, hay amenazas constantemente, hay gritos, existe la violencia y el niño/a siente que está en peligro o no se siente seguro? Todos estos factores podrían desarrollar, por espejo, este tipo de conductas violentas o agresivas hacia otros. 
  • Consume cosas violentas: otra causa es que quizás ve películas o videojuegos que tienen violencia y, por ende, que esté copiando este tipo de conductas.
  • Sistema propioceptivo: en este caso habrá que ver los perfiles sensoriales y cómo afectan a tu pequeño. En esta parte hay que ver cómo está este niño sensorialmente hablando y cómo se puede regular. "Hay niños que están bajo el estrés fisiológico de manera constante y cuando uno está bajo ese modo de alerta, 'cualquier cosa, a mí me hace sobre reaccionar porque yo veo todo y a todos como un peligro para mi vida'. Necesitamos trabajar en esa parte, bajarle un poco el nivel de ansiedad y estrés para poder ayudarlo", explica. Esa es la parte sensorial. Quizás el niño constantemente necesite liberar esa fuerza en su cuerpo, que es el sistema propioceptivo, y como no sabe dónde obtenerlo lo va a hacer empujando a otros niños, ya que necesita sentirlo en el cuerpo. 

Herramientas para poner en práctica

1)- Examina la posible causa: lo primero que deberás preguntarte es ¿qué puede estar haciendo, dentro de las causas nombradas anteriormente, que el niño/a tenga estas conductas?

2)- La edad: afecta mucho en el nivel de maduración, la edad del cerebro. La especialista dice que no se puede esperar lo mismo de un niño de dos años que de un niño de cuatro o cinco. Pero "pasa muchas veces pasa que el nivel de un niño de cuatro o cinco años, en nivel de madurez, está como un niño de dos, entonces eso es sumamente importante saberlo".

.

.Pexels

3)- Habla con tu pequeño/a sobre la situación: aquí se debería aplicar lo que llamamos usualmente crianza respetuosa, es decir: límites amorosos, pero límites al fin. "Vamos siempre desde el límite, pero con respeto y amor, y nunca desde los gritos, la amenaza, el castigo, entre otras estrategias que no funcionan", dice. 

4)- Valida su emoción: en estos casos es bueno ponerse a su altura y decirle "entiendo que tienes mucha rabia porque te quitaron el carrito". Recién ahí tú le vas a dar la lección, "pero en vez de empujar vamos a hacer esto". En este caso, el adulto es quien debe mostrar el ejemplo. "En casa sé también su mejor espejo. Si algo te pasa, modela lo que vas a hacer. Cuando tú tengas una emoción y ve que tú tienes esa herramienta, tu hijo al verla, te va a imitar". 

5)- Ayúdalo a través del movimiento: si ves que tu hijo/a está muy desregulado emocionalmente ayúdalo a que pueda bajar esos niveles de estrés, ese nivel de ansiedad. Ese modo de alerta, modo peligro o "cuando está tratando de buscar esa sensación de fuerza y propioceptiva afuera". Lo puedes ayudar haciendo que el pequeño se mueva. Puedes regular las emociones de tu hijo cuando se desbordan. Ir a caminar es una opción, puedes hacer que el niño salte en un trampolín dentro de tu casa, hacerle la carretilla, jugar a jalar la cuerda, pasarle vibración por el cuerpo, hacerle presión en la cabecita también. "Y tratar de tener menos cosas en casa, menos estímulos para que tu hijo pueda regularse internamente".

6)- Reconoce su cuerpo: si tú ves que tu niño/a ya está demasiado desregulado pues entonces es momento de darle un descanso, un break. Tal vez están en un lugar con mucho ruido o mucha gente, en ese momento sería bueno si te lo puedes llevar del sitio, al carro, por ejemplo, o al baño, afuera, a tomar aire fresco, y después vuelven a entrar o simplemente "si sabes que tu hijo está escalando y ya sabes que va a venir un desborde emocional, mi sugerencia es que entonces te vayas del sitio".

Si tu hijo tiene esta conducta, ayúdale a controlar su agresividad. Lo mejor es saber si es propenso a convertirse en un niño bully, ya los es o si estás a tiempo de hablar con él y mejorar su comportamiento. 

tracking

No te pierdas...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Recomendamos en...

Maria Sibylla Merian

Un legado perdurable: Sibylla Merian, pionera de la entomología

Maria Sibylla Merian, nacida el 2 de abril de 1647 en Fráncfort, fue una destacada ilustradora botánica y entomóloga. Desde joven, mostró gran curiosidad y talento para la pintura, lo que la llevó a estudiar la metamorfosis de los insectos.

Recomendamos en...