Categorías
Padres e Hijos

¿Por qué pedimos calaverita?

Pedir calaverita los días 1 y 2 de noviembre es una de las tradiciones favoritas y más divertidas para los niños: acostumbramos usar un original disfraz, tomar una olla o calabaza con figuras típicas de Día de Muertos y salir a tocar puertas para que les regalen deliciosas golosinas a los niños.

¿Pero sabes de dónde proviene esta tradición? Aquí te lo contamos.

Los celtas celebraban la fiesta de Samhain el 31 de octubre, que representaba el fin de las cosechas. En esta fecha, los habitantes se reunían y disfrazaban para ahuyentar a las brujas y otros espíritus malignos que querían maldecir sus hogares con malas cosechas. Además, se creía que sus difuntos volvían al mundo terrenal para comunicarse con ellos y pedir alimentos.

Esta tradición se extendió con el paso del tiempo y los irlandeses que llegaron a Estados Unidos en el siglo XIX trajeron consigo sus creencias. Desde entonces, se acostumbró que la noche del 31 de octubre, niños y pequeños se disfrazaran y fueran de casa en casa a pedir dulces y otras golosinas.

En México también acostumbramos “pedir calaverita”. Esto no solo es herencia traída de Estados Unidos: antes se estilaba que el Día de Muertos los hacendados regalaran dulces y dinero a sus trabajadores que iban a visitar a sus difuntos a los panteones.

Es por ello que en Estados Unidos y otros países salen a pedir dulces el 31 de octubre, y en México se pide calaverita el 1 y 2 de noviembre.

¿Cuál de las tradiciones siguen en tu familia?

Por Josselin Melara